Por qué humanizar la marca en las Redes Sociales

Por qué humanizar la marca en las Redes Sociales

Una tarea aún pendiente por muchas empresas es la de humanizar la marca: comunicar emociones a través de su historia, mejorar la experiencia de los clientes, empatizar con su audiencia, … siendo las Redes Sociales un elemento clave en todo ello.

Antes de elaborar la estrategia en los medios de comunicación social, primero deberías ponerte en la mentalidad del comprador, en lugar de tratar de hablar con un lenguaje muy sofisticado, lleno de siglas y de palabras de moda.

Los consumidores no son números, son personas.

Hoy en día, los vendedores tienen un papel vital en cómo hacer llegar el contenido de su marca a su audiencia, consiguiendo un compromiso directo y generando lealtad por parte de su comunidad.

Los medios sociales deben humanizar la marca, haciendo que ésta genere conversación social.

CÓMO HUMANIZAR LA MARCA

Administra la Comunidad

El comienzo de la humanización de tu marca comienza con una buena gestión de la comunidad que hay alrededor de ésta.

Si no existe una comunidad, todo el contenido social no es más que publicidad.

Las marcas con más éxito en línea han conseguido una favorable reputación on line porque han invertido tiempo y recursos para estar a disposición de las necesidades de su audiencia.

Por ello, muchas marcas antes de invertir en la creación de contenidos para blogs y social media, optan por invertir en la contratación de una persona o equipo de la comunidad, que esté preparado y disponible para responder a las conversaciones de su público objetivo.

Si tu negocio es pequeño o mediano, también necesitas al menos una persona que vele por los intereses de la marca en los medios sociales.

Pequeña historia de una marca

Te voy a relatar un caso que me han contado, no hace mucho. Una marca (no diré su nombre, para no hacerle publicidad gratis) había utilizado las redes sociales para hacer un concurso, en el que los participantes tenían que enviar una foto o imagen en la que apareciesen consumiendo alguno de sus productos. Los ganadores serían aquéllos que realizasen las fotos más originales y más atractivas.

El premio consistía en un fin de semana con todos los gastos pagados en un hotel de lujo en la localidad en la que está ubicada la fábrica, para el ganador y su familia más directa. Además, podrían elegir entre numerosas actividades culturales, deportivas y de ocio, tanto para pequeños como para grandes. Y no sólo eso, sino que además de visitar sus instalaciones, recibirían un lote completo de sus productos.

Debido a la buena pinta del regalo que recibiría el ganador, se presentaron multitud de concursantes. A primera vista, podría parecer que fue un exitazo para la marca por la aceptación que tuvo el concurso, pero no fue así, ya que ésta no había previsto la enorme cantidad de clientes que participarían … ¡Imagínate, qué desastre!

Bueno, sigo contando 😉 Un buen amigo mío, decidió participar en el concurso, y no te creas que se hizo un selfie en el que consumía un producto de la marca, sino que se lo curro mucho para presentar una foto, realmente sorprendente y que le diera opción al premio.

Mi amigo me contó que tuvo algunas dudas sobre algunos aspectos del citado concurso, y pensó que era buena idea (y además, rápida) preguntárselas en los medios sociales, ya que el plazo de presentación acababa en pocos días.

¡Cuál fue su sorpresa … al no recibir ninguna contestación en varios días, por parte de nadie que hablara por la marca!

Mi amigo es una persona muy perseverante y además, es de los que piensan que todos nos merecemos una segunda oportunidad. Por ello, decidió volver a enviar a la marca sus dudas sobre el concurso.

¡Nada … de nada, sin respuesta!

Las redes sociales están para generar conversación, y mi amigo la generó, pero no fue con la marca a la que iba dirigida, sino con otros usuarios que también pensaban participar en el concurso. Comenzaron a quejarse, a mostrar su malestar, … vamos, que se generó mucho ruido, pero un ruido que no favoreció para nada a la marca. Dicha marca tuvo una crisis, y su reputación on line cayó por los suelos.

Con esta historia he querido mostrarte que el no atender a tu audiencia puede traerte muchos problemas.

Mis consejos para humanizar la marca

Si no dispones de tiempo o de grandes recursos, te voy a dar dos consejos:

  • Ten presencia sólo y exclusivamente en las redes sociales que puedas mantener (no hace falta que estés en todas, sólo en las que esté tu público objetivo).
  •  Contrata a una persona (Community Manager) que te gestione la comunidad alrededor de la marca en las redes sociales.

No contestar a su audiencia, es el peor error que pueden cometer las marcas.

Pásate por lo comentarios y cuéntame por qué crees necesario que las marcas deben humanizarse ¡Me encantará leerte! 😉

Posted in BLOG, Community Manager, Marketing, Redes Sociales and tagged , , , , .

3 Comments

  1. Pingback: Cómo humanizar una marca en 3 pasos

  2. Hola Ana
    Humanizar la marca en Redes Sociales, empatizar con tu cliente, que tu cliente sepa quien es tu marca.
    Lleva tiempo, esfuerzo, y dinero, pero cuando comienzas a conseguirlo es fantástico, eso sí el esfuerzo de estar todos los días al pie del cañón también lo es.

    • Hola Federico.
      Tienes toda la razón, no es nada fácil humanizar la marca en Redes Sociales. Requiere mucho trabajo y esfuerzo. Aunque ayuda mucho el que te entusiasme lo que haces.
      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.